viernes, 4 de octubre de 2013

CONCURSO DE ANIMALES: LINDA

AUTOR: IES LA SERRANÍA





     Somos alumnos del programa contracto del instituto la Serranía y un día estábamos en  clase y la profesora de lengua nos preguntó si nos gustaban los animales. Como la respuesta fue afirmativa, nos propuso ayudar a la protectora de animales. Nosotros encantados dijimos que sí porque queríamos que los animales estuvieran bien.

     Carla, el primer día, vino al instituto a explicarnos como podíamos participar en la protectora, nos enseñó un video de cómo recogían los animales y de como se hacían cargo de ellos. ¡Nos entraron muchas ganas de conocer a los animales!
     A los pocos días fuimos a la protectora y Carla nos enseñó a los animales que tenia a su cargo en ese momento. Conocimos a Maya, una perrita marrón que no puede caminar; Linda, una perra adulta con problemas en la piel; Tina, una perrita blanca y negra; Blue, un gatito de 2 meses que tiene una hernia en la barriga; Canelita, una perrita abandonada con chip (esperemos que la encuentren) y Arale, una perra que vive en los pajares.
     Al día siguiente fuimos a la protectora para sacar de paseo a los perros, y nos dimos cuenta de que Linda era muy buena con nosotros pero nos extrañó que estuviera encerrada y le preguntamos a Carla por quÉ estaba encerrada Linda. Y entonces ella nos contó su historia: 

    “Linda ha tenido una vida muy triste. Hace 4 años la encontraron en una casa abandonada en el término de Llíria, muy cerca de Casinos. La encontraron junto a 5 perros más, tres de los cuales eran hijos suyos. Todos estaban en los huesos, muy sucios y en muy malas condiciones. Y encima, lo peor de todo era que Linda estaba atada con una cuerda de medio metro y no podía ni buscar comida ni cuidar de sus hijos.
     Afortunadamente la protectora de Llíria junto con la protectora de Villar nos hicimos  cargo de ellos. Los alimentamos, los duchamos, los desparasitamos y nos los llevamos a casa unos días para que entraran en calor. Después los dimos en adopción y Linda tampoco tuvo suerte, porque la intentaron adoptar dos veces y las dos veces la devolvieron debido a que agredía a los demás perros (incluso mató a uno).
     Ahora con los alumnos del instituto, Linda sale a pasear con los demás perros dos o tres veces a la semana, cosa que la está ayudando a relacionarse con los demás perros pacíficamente y la ha ayudado a mejorar. Linda parece más feliz”.


  Relato participante para la Asociación de Animales de Villar del Arzobispo
Publicar un comentario