jueves, 27 de junio de 2013

EL ESCRITOR PERSEGUIDO BY AGAR



EL ESCRITOR PERSEGUIDO


        Tengo que escribir , tengo que escribir, tengo que escribir …me corre prisa , debo crear un relato, un poema, una entrevista, algo, escribir, escribir, escribir, es la expresión que retumba en mi sesera, junto con: 
_Héctor escribe!! Vamos escribe!, palabras que mi jefe se empeña en repetir cada vez que me ve, que me llama, o se aparece en mis sueños, siempre acompañada de su dedo índice que se menea y me señala casi imputándome.
Tengo que escribir, elaborar, parir una creación, pero no se trabajar bajo coacción.
Las orejas se me enrojecen, las mandíbulas se trituran entre si, mientras los dientes rechinan al ritmo de el pie derecho que sube y baja como un poseso…Tengo que escribir, es una imperante orden de mi más profundo yo sublevado, obedecer y crear.
Por que la creación de uno,  no deja de ser el deseo de otros, el anhelo , la necesidad, el negocio. Tengo que escribir... tengo que plasmar en un fondo blanco, palabras coherentes, de una resonancia bonita, que queden piadosamente alineadas, con un conjunto de ideas que a su vez tenga sentido… parece simple, cuando uno es libre. Pero bajo presión las mandíbulas decretan, ellas son quienes aportan el toque de rigidez en esta historia, por que tengo que escribir, no puedo distraerme.
Habéis sentido alguna vez la sensación de ser ahogados o asfixiados, algo parecido me sucede, cuanto más quiero, más me falta el aire; los labios se tornan de un morado picantón, los dedos acalambrados se superponen formando una breña que obstruye el paso de las letras que van formando palabras y a su vez, con suerte, alguna frase que tenga una cierta lógica .
      Había una vez…Esta es la historia …En un viejo lugar …tengo que escribir, un principio, un final, un desarrollo muy desarrollado, por que la carencia en la escritura, es nefasta, es necesario que abunden vocablos, términos, verbos, acciones y cuanto mas rebuscados, mejor .
Tengo que escribir, pero no estoy siendo válido, estoy reprimiendo mis conceptos.
Es un asunto mecánico, una relación directa con la  memoria genética, con  el bien, el mal, con estímulos recibidos, respuestas procesadas y desmenuzadas, para una clara comprensión. 
No es tarea fácil escribir  bajo coacción, es como tener un pie haciendo presión  en tu cabeza sumergida, mientras intentas con todas tus fuerzas sacarla de las profundidades…
Es como un tira y afloja, un final  sin principio, una cárcel sin barrotes, un sueño sin soñador, es como vomitar el pasado en un presente feliz.
Por eso mismo, tengo que escribir, no puedo perder mi tiempo narrándole mis preocupaciones como si de un miserable monologo se tratase… usted debe comprenderme, ponerse en mi lugar, sentir incluso la presión que me sacude en este instante que estoy siendo leído…por favor tenga usted piedad de mi, mis orejas no pueden estar mas rojas, ni mis dedos mas enmarañados, el pie que sube y baja ha cogido una velocidad portentosa …y mis labios apunto de estallar te piden que emitas la palabra FIN, a ver si con suerte concluimos esta patraña.

Publicar un comentario